El ritual de como fumar un Puro o Tabaco Cubano

El ritual de como fumar un Puro o Tabaco Cubano
Rate this post

EL HABANO IDEAL.

Hay Habanos para la mañana, la tarde, la noche. Puro o Tabaco Cubanos.
Nunca se fume un tabaco suave después de uno de sabor más fuerte ya que no podrá disfrutarlo. El sabor de un Habano se intensifica a medida que se fuma. Con frecuencia su fortaleza no se revela hasta que esta por la mitad. Selecciona el largo de su vitola de acuerdo al tiempo que se disponga para fumarlo. Los tabacos de calibre grueso arden más lentamente y tienden a ofrecer un sabor más suave que los finos, aún dentro de una misma marca. En realidad las vitolas finas no contienen hojas de Ligero en la Ligada para mejorar su combustión. Algunos piensan que los tabacos de capas oscuras poseen un sabor más fuerte, pero esto no es así. Es la liga de las diferentes hojas que componen la tripa la que dicta el sabor, si acaso, las capas oscuras son más dulces al paladar comparadas con las claras. Al igual que los vinos, los tabacos pueden añejarse almacenándoles correctamente, al menos durante 15 años y en ocasiones por más tiempo, de esta forma su sabor se perfecciona.

¿Cómo conservar sus Habanos?
Para mantenerlos en óptimas condiciones, deberán ser conservados entre 16 y 18ºC y a una humedad relativa de un 65 a un 70‰. Debido a la inestabilidad de nuestro clima, es siempre aconsejable invertir en un húmidor.

¿Cómo comprobar su condición?
Sujételo entre su dedo índice y pulgar ejerciendo una ligera presión con los mismos, el tabaco estará en buenas condiciones si esta suave al tacto. La capa debe tener una textura sedosa y el brillo natural que produce el aceite que contiene. El tabaco se debe cortar con una guillotina o con la tijera de cortar tabacos. Nunca se debe perforar la perilla con un fósforo o un palillo ya que esto comprime el tabaco e impide que el tabaco tire.

¿Cómo encenderlo?
Es recomendable emplear una fosforera de gas o un fósforo de madera después que la cabeza se ha consumido. Nunca utilice una fosforera de gasolina o la llama de una vela para esta operación ya que el olor a cera o a gasolina puede penetrar en el tabaco.

¿Cómo fumar su Habano?
Ante todo no lo inhale. Deje al humo jugar en su paladar y saboree la rica combinación de tabacos que han sido añejados por tres años o más. Nunca lo sumerja en una copa de vino u otra bebida alcohólica, un hábito poco conocido del gran Winston Churchill, esto distorsiona el sabor del Habano. No sacuda la ceniza constantemente, déjela que crezca, su apariencia y formación denotan lo bien hecho que están sus Habanos, permita que la ceniza se desprenda por sí misma, preferiblemente dentro de un cenicero.

¿Cómo despedir a su Habano?
Cuando llegue el momento no es necesario que lo apague, simplemente colóquelo en el cenicero después de haber cumplido su misión y él se apagará por sí mismo.

Si desea conocer más o vivir la experiencia valla aquí.

 

Translate »