Plaza de la Catedral

Plaza la Catedral (antes Plaza de la Ciénaga). Es uno de los más bellos lugares de La Habana colonial. Fue la última de las principales plazas en formarse en la segunda mitad del siglo XVI.
Ha sido escenario de diversos sucesos de carácter histórico, político y social. En ella se reunían hombres acaudalados del siglo XVII a comentar los éxitos económicos de la factoría, también, se ejecutaron danzas y representaciones rituales de negros esclavos y libertos que partían de la cercana Plaza de Armas en la procesión del Día de los Reyes.
En el siglo XVIII se fue transformando en uno de los centros fundamentales de la ciudad. Familias adineradas de la sociedad habanera de entonces fabricaron mansiones que aún perduran. Su aspecto cambió totalmente, su nombre también, convirtiéndose en Plaza de la Catedral, de gran belleza arquitectónica y valor histórico. Es un sitio acogedor y monumental, indisoluble del alma habanera. Los artesanos, comerciantes, creadores de todas las manifestaciones del arte y las letras, se congregaban en esta Plaza, considerada la más atractiva y armoniosa del continente.
Con motivo de la visita de Su Santidad el Papa Benedicto XVI a Cuba en marzo de 2012 la fachada barroca de la Catedral de La Habana, sede de la Arquidiócesis habanera, se vistió de luces y colores durante las noches del 25, 26 y 27 de ese mes.

Translate »